Moviendo montañas y subiendo árboles

LA HISTORIA DE EDUARDO

Como muchos niños de once años, Eduardo prefiere pasar las tardes jugando con sus amigos o viendo televisión que haciendo sus tareas. Un verdadero aventurero, le gusta subir los árboles fuera de su casa o viajar por los montes con su papá. Sin embargo, Eduardo no siempre podía movilizarse con tanta facilidad.

Unos días después de su nacimiento, cuando ya habían regresado a casa, Eduardo se enfermó gravemente. Su cuerpo se puso amarillo y no estaba tomando leche. “Creo que este niño está mal. Así hacen los bebes cuando mueren,” dijo su abuela. Así que le llevaron rapidito al Hospitalito Atitlán, donde quedó una noche, antes de ser trasladado a otro hospital en la Ciudad de Guatemala. Allí los doctores les dijeron que Eduardo tenía una enfermedad cerebral.

 

Sin embargo, sus padres sólo se dieron cuenta de su discapacidad cuando no estaba caminando a los dos años y medio. En este momento, su mamá empezó a llevarle a las terapias en Adisa. Su mamá comenta, “Yo no sabía que él tenía problemas, que tenía una discapacidad.”

 

Poco a poco fue aprendiendo y a las tres años empezó a caminar. Ella explica:

Yo me puso feliz porque él se paró un poquito y dio un paso. Antes yo sentía un poco triste. Preguntaba por qué mi hijo no camina pero Andrea me dijo que sí va a caminar. Tiene fuerzas en sus pies.

Cada semana iba a terapias. Primero, para aprender a caminar y luego, cuando ya estaba grande, empezó a recibir terapia de lenguaje con Deysi. Poco después de empezar su terapia, a los ocho años, Eduardo empezó a hablar.

Ahora está mejorando a hablar. Habla mucho.

El año pasado se hizo más difícil para la mamá de Eduardo de llevarle a Adisa. Como viven lejos de la oficina, a veces no pasaban los taxis y su mamá también tenía que cuidar a los hermanos de Eduardo. Ella habló con su esposo y decidieron que ya no le podían llevar, “que dios haga su voluntad.”

 

Pero, Adisa también realiza su trabajo al nivel comunitario y ahora Eduardo recibe sus terapias en casa. Sigue con su terapia de lenguaje y también tiene fisioterapia con Dalia, psicología con Holly y tutoría con el Profe Salvador.

Gracias a los trabajadores de Adisa por venir a la casa y trabajar con Eduardo. Por ahora está recuperando de hablar mucho. Gracias a Adisa, él puede caminar y sabemos que es un niño con discapacidad.

LLÁMANOS/CALL US

(+502) 7721 7919

​ENVÍANOS UN CORREO/EMAIL US 

desarrolloadisa@gmail.com

​Política de privacidad/Privacy Policy

Evaluación del Módulo 6

Únicamente para los participantes del Diplomado de Discapacidad y Desarrollo.

© 2018 ADISA. CON EL APOYO DE:

Arquidócesis de Osaka,  CBM, Hope and Healing InternationalLiliane Fonds, MiraclefeetStrachan Foundation