Artesanías de calidad : La historia de Francisca 

Al igual que muchas personas con discapacidad en Guatemala, Francisca nunca salía de casa. Ella perdió la habilidad de caminar después de contraer polio cuando solo tenía un año.

 

Tenía miedo de como la gente la trataba en la calle y no tenía silla de ruedas para movilizarse. Su mamá se cansó de atenderla de manera que no quedó más remedio que arrastrarse en el piso para movilizarse.

 

"La gente miraba hacia mis pies antes de mi cara; veía la discapacidad en lugar de mí", dijo Francisca. "Eso ha cambiado mucho gracias a Adisa: hemos visto un gran cambio en la cultura."

Cuando Francisca tenía 5 años, su papá se ahogó en el lago lo que complicó más su situación. Argentina, una de los fundadores de Adisa, empezó a incluirla en la sociedad y darle clases de educación en su hogar.

A los 14 años, Adisa le trajo una silla de ruedas eléctrica, lo cual le cambiaría su calidad de vida para siempre. Las tareas cotidianas que anteriormente eran difíciles para ella - ducharse, usar el baño, comer con su familia - se volvieron mucho más fáciles. 

Por la necesidad económica y también por añorar una independencia, empezó a trabajar aprendiendo a elaborar artículos de mostacilla. Pero por su condición no le pagaban a tiempo sus productos, porque no llegaba a tiempo a entregar sus productos y el dueño la discriminaba por su discapacidad.

En el año 2015, habló con la Asociación de Artesanos de ADISA pidiendo una oportunidad de trabajo, y se le brindó la oportunidad y fue aceptada por su capacidad de elaborar productos de calidad. Con su apoyo, aprendió cómo hacer pulseras y aretes de papel revista. Con el tiempo, ganaba confianza, y sus artesanías han sido cruciales para el bienestar económico de su familia.

Francisca hace aretes y pulseras de papel revista y alumbra. 

Ahora con 37 años, Francisca es una de las artesanas más reconocidas de Adisa. Ella trabaja desde casa, haciendo pulseras, aretes, y otros joyerías de revista reciclado. Cada dos semanas, entrega sus artesanías a Adisa, las cuales se venden a un precio justo en la tienda de los Artesanos. 

Además de proporcionarle un ingreso, ha aumentado su autoestima y la ha convertido en un miembro orgulloso de la comunidad. En el Día Internacional de la Mujer, 8 de marzo, Francisca participó en una exposición de arte para mujeres en Santiago Atitlán en la Posada y sus artesanías ahora se presentan en la asociación de mujeres tejedoras de Cojolya.

Sus joyerías se venden en Adisa por un precio justo

"Estoy incluida, respetada y empleada. Eso me hace feliz."

LLÁMANOS/CALL US

(+502) 7721 7919

​ENVÍANOS UN CORREO/EMAIL US 

desarrolloadisa@gmail.com

​Política de privacidad/Privacy Policy

Evaluación del Módulo 6

Únicamente para los participantes del Diplomado de Discapacidad y Desarrollo.

© 2018 ADISA. CON EL APOYO DE:

Arquidócesis de Osaka,  CBM, Hope and Healing InternationalLiliane Fonds, MiraclefeetStrachan Foundation