La historia de Juan José y el programa de ciegos en Chiquimula

En 2009, Juan José Carrera Gutiérrez, el coordinador del programa de ciegos de Adisa Chiquimula, perdió la vista. Afortunadamente, poco después, en 2010, a través de los servicios de Pro Ciegos y Sordos de Guatemala, él logró rehabilitarse. Desde abril hasta octubre de 2010, la instructora venía a su casa dos veces al mes. A lo largo de estos siete meses, Juan José aprendió el braille, ábaco, orientación y movilidad y cómo navegar las actividades de la vida diaria.

 

En 2011, se sintió preparado para entrar a estudiar e ingresó a la Escuela Normal Bilingüe Intercultural en Camotán, Chiquimula para ser maestro de preprimaria. Se graduó en 2013 y en el 2014 empezó a trabajar a base de su experiencia. Juan José no tiene una carrera en discapacidad visual, pero lo vive diariamente.

En 2015, Adisa empezó un proyecto de rehabilitación basada en la comunidad (RBC) en Chiquimula. Cuando Juan José empezó a trabajar en Adisa, el programa de ciegos sólo tenía tres estudiantes. Hoy en día, una de ellas está en el diversificado en una carrera para ser maestra de preprimaria y las otras dos hermanas, quienes antes nunca habían salido de su casa, a las 23 y 16 años, están en segundo básico en un establecimiento regular.

 

Actualmente, el programa brinda servicios a 42 estudiantes, ofreciendo cursos de braille y ábaco, orientación y movilidad, computación y actividades de la vida diaria, ejecutando un proyecto de estimulación temprana y reforzando lo que los estudiantes de baja visión están aprendiendo en las escuelas y colegios.  

Hemos tenido bastantes avances con la mayoría. La mayoría son ciegos totales y ellos desde que nosotros nos hemos encontrado, nunca habían salido. Nunca. Ahora ellos participan en puntos artísticos, en cualquier actividad. Están estudiando en establecimientos educativos regulares. Otros que son mayores de edad, no pueden estar en los establecimientos regulares, los tenemos bajo la modalidad de primaria acelerada. En tres años, sacan los seis años de primaria. Hemos tenido bastantes avances.

Por ejemplo, un joven de baja visión, fue diagnosticado con desprendimiento retina cuando tenía 14 años. Los doctores le dijeron que entre los 17 y 18 años iba a perder la vista. Al escuchar esta noticia, él se cayó en depresión. Tuvo varios intentos de suicidio y no salía de su casa. Cuando Juan José le conoció y se presentó como un hombre ciego que trabajaba, estudiaba e vivía como quisiera, el joven se interesó en ir a Adisa, aprendiendo braille y volviendo a estudiar en el segundo básico.

 

Además, Adisa Chiquimula imparte charlas de concientización para las padres de familia y capacita a maestros, realizando talleres de braille y enseñanza, sensibilizando a los compañeros y brindando técnicas de planificación y evaluación de estudiantes ciegos.  

Sí hemos tenido apertura. Las escuelas y establecimientos se han prestado y han tenido el interés de trabajar con niños con discapacidad. Adisa acá ha sido la institución que ha visibilizado el tema de la discapacidad.

Ahora Juan José está estudiando otra vez para sacar su licenciatura en psicología clínica.

Lo hago uno, porque me gusta salir adelante, y otro, para que los estudiantes ciegos vean que no hay límites, que así como yo no puedo ver, igual que ellos que no pueden ver, tenemos las mismas oportunidades para seguir adelante.  

LLÁMANOS/CALL US

(+502) 7721 7919

​ENVÍANOS UN CORREO/EMAIL US 

desarrolloadisa@gmail.com

​Política de privacidad/Privacy Policy

Evaluación del Módulo 6

Únicamente para los participantes del Diplomado de Discapacidad y Desarrollo.

© 2018 ADISA. CON EL APOYO DE:

Arquidócesis de Osaka,  CBM, Hope and Healing InternationalLiliane Fonds, MiraclefeetStrachan Foundation